25.10.16

• Problemas



Los grandes momentos de la vida no son de esperar, uno no puede verlos antes de suceder, vemos a la gente cuando en distintos contextos y situaciones se agarra la cabeza con sus manos, creyendo que algunos de sus problemas ya no pueden revertirse, pero sí pudieron ser evitados. Muchos problemas son imaginarios para aquellos que no logran que tan a su alcance está la solución, (y que tan lejos de ver el real problema están) sólo se paran a mirar el panorama. Nada es tan real en este universo, y algunos de echo pudieron nunca existir de nuca haberlos imaginado. Crear una hipotética situación de desagrado y visitarla a diario es como plantear una idea errónea, y regarla incentivando la a crecer, volviendola cada vez más real. Hay ideas que de no haberlas pensado nunca, jamás hubieran sido lo que son, los pensamientos impactan en la vida, y todo lo que imaginamos en nuestra pequeña cabeza se hace real. Aquel inseguro que empieza a suponer que su pareja la está engañando, sin sospecha alguna, simplemente creando situaciones hipotéticas, no tenía tal problema, pero ahora sí, ahora creo en sí la inseguridad y la infidelidad. Toda idea es creada por la mente, también las situaciones de dolor que nos aterran, deprimen, nos consumen en miedo y nos hostigan dejándonos inmóviles. Podría llamarse auto-boicot.